viernes, 30 de agosto de 2013

Obesidad masculina genera problemas en hijos y nietos


Una nueva investigación sugiere que la obesidad en el padre genera cambios en microARNs que incrementan los riesgos para sus hijas de tener sobrepeso u obesidad, y para sus hijos o hijas indistintamente el de contraer enfermedades como la diabetes. La investigación en la que se ha llegado a esta conclusión se hizo sobre ratones.

Se constató que en general tanto hijos como hijas de padres obesos tuvieron un mayor riesgo de desarrollar enfermedades metabólicas.

Se comprobó, especialmente, una clara tendencia a desarrollar diabetes en las hijas de machos obesos, incluso en casos en los que estos no mostraron signo alguno de diabetes.

Si estos hallazgos se corroboran con estudios adicionales en humanos, entonces quedará claro que la dieta y la composición corporal del padre en el momento de la concepción son capaces de afectar, incluso a largo plazo, a la salud de su retoño. Por tanto, el padre debería procurar estar tan sano como fuera posible en el momento de la concepción, a fin de dar a sus futuras generaciones las mejores oportunidades posibles de tener una buena salud.

En su labor de investigación, el equipo de Tod Fullston, de la Universidad de Adelaida en Australia, utilizó dos grupos de ratones machos. Uno fue alimentado con una dieta rica en grasa, y el otro, el grupo de control, con una dieta equilibrada. Cuando se comparó a los dos grupos, el de los ratones alimentados con la dieta rica en grasa había ganado peso y presentaba un incremento significativo de grasa corporal, aunque sin signos de diabetes. Los ratones machos de ambos grupos se aparearon entonces con hembras de peso normal que habían seguido una dieta equilibrada, engendrando una primera generación de ratones. Estos también se aparearon con hembras de peso normal y que habían seguido dietas equilibradas, engendrando la segunda generación.


[Img #15313]
La obesidad del padre por mala dieta al engendrar a sus hijos o hijas puede inducir problemas de salud en estos. (Imagen: Amazings / NCYT / JMC)



Se apreció una clara correlación entre la dieta rica en grasa seguida por el padre o abuelo, y la incidencia de trastornos metabólicos y obesidad en la descendencia, aunque dependiendo del sexo los problemas de salud derivados de la herencia biológica paterna tendían a ser de uno u otro tipo, como hemos comentado antes.

Los microARNs de interés provenientes de los ratones obesos fueron comparados con los microARNs de los ratones normales usados como grupo de control. La comparación permitió a los investigadores deducir que los cambios en estas moléculas podrían ser responsables parciales de la transmisión de estas dolencias, o propensiones a sufrirlas, desde el padre a su progenie. Esto sugiere que la dieta cambia el perfil molecular del esperma, el cual a su vez programa a los embriones y determina su nivel de riesgo para cada problema metabólico potencial. La investigación también indica que muy probablemente esos resultados adversos para la salud derivados del estado físico del padre en el momento de la concepción, pueden ser transmitidos además a una segunda generación.


Fuente: noticias de la ciencia


miércoles, 28 de agosto de 2013

Demasiada sal aumenta riesgo de obesidad infantil


Suele asociarse el sobrepeso de los niños al consumo excesivo de grasas, azúcares y alimentos procesados, pero el consumir demasiada sal también aumenta el riesgo de obesidad infantil.

El niño que toma alimentos salados siente sed, y para calmarla aumenta también el consumo de refrescos azucarados, los cuales tienen una clara relación con la obesidad infantil.
Asimismo, la sal refuerza el sabor de los alimentos, lo cual puede inducir al niño a comer más cantidad.

Según un estudio publicado en marzo del 2008 en la revista Hypertension, investigadores de la Universidad de Londres encontraron que si la cantidad de sal que toman los niños del Reino Unido se redujese a la mitad (unos 3 gramos diarios menos), dichos niños tomarían una media de 2-3 bebidas azucaradas menos a la semana.


                 Consumir demasiada sal también aumenta el riesgo de obesidad infantil
 
Medidas correctas:
 

A los alimentos que les damos a los niños que empiezan a comer no es necesario añadirles nada de sal.
Las carnes no lo necesitan, y a las verduras, basta con agregarles una cucharadita de aceite oliva.
Así el niño se acostumbrará al sabor que tienen los alimentos sin sal y a no relacionar el sabor de las comidas al sabor de la sal.

¿Cómo evitar el exceso de sal?
 

•    No introducir alimentos sólidos antes de los seis meses
•    Una vez que empiezan con la alimentación complementaria evitar los productos industrializados
•    No añadir sal a los purés  o papillas
•    No ofrecerles leche de vaca antes de los 12 meses para protegerles del exceso de sodio
•    Consumir agua mineral baja en sodio

Reduciendo el consumo de sal desde la infancia evitamos el riesgo de hipertensión en la edad adulta, pero también el de obesidad infantil relacionada al consumo de refrescos azucarados para saciar la sed producida por el consumo de alimentos demasiado salados.


Fuente: RPP

martes, 27 de agosto de 2013

Más ejercicio físico es mejor que frecuencia


Seguir una dieta equilibrada y hacer ejercicio físico son dos consejos habituales para ayudar a evitar el sobrepeso y otros problemas de salud, efectos nocivos del estilo de vida poco activo que, por desgracia, es cada vez más habitual en las naciones industrializadas.

Incluso una cantidad pequeña de actividad física puede lograr una gran diferencia del estado físico de una persona sedentaria entre antes y después, reduciendo de modo claro el riesgo de padecer enfermedades del corazón, derrame cerebral o diabetes. Sin embargo, durante mucho tiempo ha persistido la duda sobre si hacer ejercicio físico cada día es mejor que hacerlo, por ejemplo, una vez a la semana, aunque el tiempo semanal total invertido en estas actividades sea el mismo.

En un nuevo estudio, se ha investigado la cuestión, mediante un seguimiento de la actividad física y del estado de salud de dos grupos de personas adultas. Y se ha comprobado que los sujetos que hacían 150 minutos de ejercicio físico semanal repartido entre muy pocos días no mostraron ninguna desventaja de salud vinculada al ejercicio físico, en comparación con quienes hacían también 150 minutos de ejercicio físico semanal pero repartido entre más días.

Ian Janssen y Janine Clarke, de la Queen's University, de Kingston, Ontario, Canadá, estudiaron a 2.324 adultos de todo Canadá, para determinar si la frecuencia de la actividad física a lo largo de la semana está asociada con factores de riesgo para diabetes, enfermedades cardíacas y derrame cerebral.

[Img #15150]
La cantidad total de ejercicio físico realizado cada semana importa más que la frecuencia con que se hace ejercicio a lo largo de la semana. 150 minutos el fin de semana tienen el mismo efecto que, por ejemplo, media hora diaria de lunes a viernes. (Foto: Amanda Mills / CDC)

Los resultados de la investigación indican que no importa cómo eligen los adultos acumular sus 150 minutos semanales de actividad física. Por ejemplo, alguien que no realice actividad física de lunes a viernes pero haga más de 150 minutos de ejercicio físico durante el fin de semana obtendrá los mismos beneficios para su salud que alguien que realice algo más de 20 minutos diarios de ejercicio físico cada día de la semana.


Fuente: noticias de la ciencia

lunes, 26 de agosto de 2013

¿Funcionan los clubes para adelgazar?



Millones de personas pagan para afiliarse a clubes de adelgazamiento y asisten cada semana a sus sesiones con el objetivo de perder tallas, bien para volver a usar sus pantalones favoritos o para sentirse bien consigo mismos.
Sus testimonios hablan de recuperar confianza en sí mismos o de la felicidad de ser delgados, pero también del perverso efecto de perder y ganar peso en un permanente y frustrante sube y baja.
Los clubes de control de peso cada vez más populares en todo el mundo, pero ¿son realmente efectivos?

Idea de un ama de casa

En 1962 Jean Nidetch, un ama de casa de Nueva York, fue la primera en identificar un mercado en los grupos de pérdida de peso.
Ella misma había perdido peso gracias a los consejos de la oficina de Salud de la Alcaldía de Nueva York y empezó a compartir la experiencia con otras amas de casa una vez a la semana en su casa.
Así empezó a vender sus charlas, entrenó a otros líderes de grupo... así nació Weight Watchers, una de las empresas más famosas del mundo en planes de dieta y control de peso.

Hombre obeso come en un parque

Se estima que para 2050 la mitad de la población británica adulta será obesa.
Weight Watchers usa un sistema llamado ProPuntos, que asigna a las comidas un valor y a los miembros un número fijo de puntos que pueden consumir por día.
Ahora existen muchos otros programas en el mercado, como Slimming World –que divide la comida en tres categorías: libres, saludables y "pecados"- o clubes como el Rosemary Conley, que se enfoca en ejercicios tanto como en la dieta.
Los clubes de dieta pueden ofrecer a quienes desean perder peso una guía para comer más sanamente, un grupo para motivar y dar apoyo moral, así como consejos sobre ejercicios y cómo establecer rutinas saludables.

Drama británico

En 2012 más de 27 millones de personas en Reino Unido reconocían estar siguiendo una dieta.
El país europeo tiene un creciente problema de obesidad. Se estima que para 2050 el 60% de los hombres, el 50% de las mujeres y el 25% de los niños británicos serán obesos.
¿Son los clubes de adelgazamiento la solución para reducir las cinturas de los británicos?
Desde 2007 el Sistema Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) empezó a referir pacientes a centros de este tipo para ayudarlos a perder peso y, según sugiere un estudio publicado en 2011 por el Boletín Médico Británico, la estrategia está funcionando.
Investigadores de la Universidad de Birmingham compararon los programas del Weight Watchers británico, Rosemary Conley y Slimming World.

La adictiva euforia del logro

HOmbre obeso mide su cintura

El consultor psiquiátrico Adrienne Key, director médico especializado en desorden alimenticios del Grupo Priory de Reino Unido, dice que la gente llega a un "alto eufórico" cuando logra perder peso la primera vez.
"Cuando la gente entra en una dieta lo primero que sienten es un gran entusiasmo por la sensación de logro que les da ver el peso bajar en las escalas".
"Así que logras un fabuloso éxito y piensas que es maravilloso, que lo has hecho realmente bien y mientras más te embebes en esa sensación más te obsesionas con ello y más te motivas".
"Tienes el logro, sientes la euforia y piensas que es posible hacerlo de Nuevo. No es que sea algo adictivo, aunque se siente similar".
La mitad de un grupo de 740 pacientes fue referido a planes comerciales de adelgazamiento y la mitad a programas del NHS.
Tras 12 semanas se encontró que la mayor pérdida de peso (4,4 Kg.) la tuvieron pacientes enviados a Weight Watchers y que la menor (1,4 Kg.) en los que siguieron programas del sistema público de salud.
Otro estudio publicado en la revista especializada The Lancet en 2011 y que fue realizado por el Laboratorio de Nutrición del Consejo de Investigaciones Médicas de la Universidad de Munich, Alemania, y la de Sidney, Australia, encontró que los pacientes que siguieron planes de Weight Watchers perdieron el doble de peso de quienes fueron atendidos por sus doctores.
Aunque este trabajo fue financiado por Weight Watchers, los investigadores aseguran que se trató de un estudio totalmente imparcial. El estudio duró 12 meses, por lo que no tomó en consideración el problema de mantener el peso en el largo plazo.

Problema de peso

Mantener el peso parece ser el gran problema. Un estudio de la misma Weight Watchers, publicado en el Boletín Británico de Nutrición, analiza el éxito de sus programas en un lapso de cinco años.
El Dr. Carl Heneghan, director del Centro de Medicina basada en Evidencia de la Universidad de Oxford ha analizado esas cifras y afirma que "lo que muestran es que después de dos años cerca del 20% mantiene su peso objetivo. A los cinco años desciende al 16%".
"Así que básicamente escoges a la mejor gente, a los miembros antiguos y ves como incluso ellos se esfuerzan. Mientras que la mayoría de la gente no alcanza el peso objetivo en el largo plazo".
"Después de 40 años en eso, ¿cuándo la gente va a despertar y reconocer que esta no es la solución?", se pregunta Heneghan.
Richard Samber, exdirector financiero de Weight Watchers entre 1968 y 1993, reconoce que si una persona no logra mantener el peso, entonces seguirá regresando a los planes de la compañía.
"Es una éxito porque el otro 84% tiene que regresar y hacer los planes de nuevo. Allí es donde está el negocio", dice.
Pero esa idea es algo que niega la jefa científica de Weight Watchers, Karen Miller-Kovach.
niño obeso
Algunos creen que la "obsesión" con el peso debería centrarse más en la salud.
"No creo que eso sea lo que llevó a crear la compañía hace cincuenta años. Puedo asegurar que es no es el modelo de negocios de hoy".
"No podemos mantener un negocio basado en los fracasos (de la clientela). Hay una razón por la que hemos permanecido por cincuenta años, porque la gente acude a nosotros una y otra vez para ayudarles con sus condiciones crónicas en el mantenimiento del peso".
Al referirse al estudio que señala que en cinco años sólo el 16% de la gente pesa menos que cuando empezó el programa, Miiler Kovach reconoce que "no es todo lo que quisieran".
"¿Pero cuál es la alternativa?" se pregunta y se responde: "la alternativa es no hacer nada".

Debate saludable

La efectividad de los clubes de adelgazamiento genera reacciones a ambos lados del debate.
La psicoterapeuta Susie Orbach acusa a los clubes de mantener a sus miembros de poner a sus integrantes en "camisas de fuerza" de por vida con expectativas irreales, mientras que la escritora Leila Morris dice que ayudan a mejorar la salud y dan a la gente "herramientas duraderas para perder peso".
La psicóloga Traci Mann, de la Universidad de Minnesota, ha realizado una exhaustiva investigación sobre los comportamientos de alimentación y dice que es tiempo de atacar la obsesión con la pérdida de peso.
"Si logramos que la gente se enfoque en la salud en ligar del peso como suele hacerse, estaríamos muchos mejor en todos los aspectos".

Fuente:BBC

jueves, 22 de agosto de 2013

Obesidad es una epidemia en EEUU

video

Estados Unidos está perdiendo la guerra contra la obesidad. Según el último informe médico publicado al respecto, el 35% de la población padece un preocupante sobrepeso. Para promover unos buenos habitos alimenticios, la primera dama, Michelle Obama, organizó este martes una cena benéfica en la Casa Blanca focalizada principalmente en la alimentación infantil. A la velada también asistió el presidente, que apareció por sorpresa.
“Tenéis que seguir así”, decía Barack Obama a los asistentes. “Estáis dándonos un ejemplo a toda la nación. Coméis sano, hacéis ejercicio… Y esa es la línea que deberíamos seguir todos”.
La obesidad es un problema mayor del que pueda parecer a primera vista. Un cuarto de los adultos y los adolescentes estadounidenses reconoce abiertamente que no come ni frutas ni verduras. Y esos hábitos son los que les transmiten a sus hijos. Todo ello, unido a la falta de actividad física en la era de las consolas e internet dibuja un futuro cuanto menos inquietante.
“Los riesgos que entraña la obseidad infantil son tremendos”, explica la doctora Andrea Hulse-Johnson. “Si no le ponemos freno pronto crecerá el número de enfermos crónicos, de diabéticos, de pacientes con hipertensión y con problemas coronarios. Evitarlo está en nuestra mano”.
“Cuando esas condiciones crónicas aparecen demasiado pronto”, prosigue la doctora, “nos encontramos con pacientes que no sólo tendrán que medicarse a largo plazo, sino que además verán fuertemente reducida su esperanza de vida”
Además, la obesidad genera muchos gastos. La adminsitración invierte anualmente 48.000 millones de dólares para tratar a estos enfermos. Algunos nutricionistas hablan abiertamente de la epidemia del siglo XXI.

Fuente:euronews 

miércoles, 21 de agosto de 2013

Primera hamburguesa de laboratorio




Esta es la primera hamburguesa creada en un laboratorio. Fabricarla costó U$330.200, y ya fue degustada dos críticos gastronómicos la probaron ante la prensa en Londres.
Científicos de un instituto holandés utilizaron células madre de vaca y las convirtieron en las fibras de músculo que trenzaron para formar una hamburguesa, la cual fue preparada por el chef Richard McGowan y degustada por los críticos gastronómicos Hanni Ruetzler y Josh Schonwald.


Hamburguesa artificial
Según los que la probaron, la primera hamburguesa de laboratorio se parece bastante a la carne normal.

"Esperaba una textura más suave, tiene un gusto intenso, cercano al de la carne, pero no es tan jugoso. La consistencia es perfecta, aunque eché en falta sal y pimienta", dijo Ruetzel.
"Para mí es carne, no se desarma", añadió la crítica austriaca.
"La textura en boca es como la de la carne. A mí me falta la grasa, es algo magra, pero el bocado en general se siente como el de una hamburguesa", dijo Schonwald. "Lo que es ligeramente diferente es el sabor".
En la presentación también se reveló que Sergey Brin, cofundador de Google, está financiando este proyecto.

Tecnología vs. vegetarianismo

Los creadores de la hamburguesa artificial afirman que esta puede ser una manera sostenible de satisfacer una creciente demanda de carne.


Carne artificial

Para conseguir el color rojizo de la carne normal, utilizaron jugo de remolacha y mioglobina.
Sin embargo, algunas voces críticas argumentan que, para hacer frente a la escasez de alimentos que se pronostica, sería más fácil comer menos carne.
"Lo hacemos porque la producción de ganado no es buena para el medio ambiente, no alcanza para saciar la demanda mundial y no es buena para los animales", dice Mark Post, responsable de la hamburguesa artificial de la Universidad de Maastricht.
Pero según Tara Garnett, de la red de investigación de políticas alimentarias de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, quienes toman las decisiones deben buscar soluciones más allá de la tecnología.
"Estamos ante una situación en la que 1.400 millones de personas en el mundo tienen sobrepeso o son obesas, y al mismo tiempo 1.000 millones de personas se van a dormir con hambre", dice la investigadora.
"Eso es inaceptable. La solución no es sólo producir más comida, sino cambiar los sistemas de abastecimiento, acceso y precio de forma que más y mejor alimento llegue a la gente que lo necesita".

Cómo crear carne artificial

Las células madre son las "copias maestras" del cuerpo, las plantillas a partir de las cuales se desarrolla el tejido especializado, como los nervios o la piel.

"Si no parece carne normal, si no sabe a carne normal, no será un remplazante viable."
Helen Breedwod, investigadora de biotecnología de la Universidad de Maastricht
Muchos de los centros de investigación que actualmente trabajan en este campo intentan crear tejido humano para trasplantarlo, para reemplazar músculos dañados o enfermos, células nerviosas o cartílagos.
En cambio, Post quiere usar técnicas similares para crear músculo y grasa artificiales y comestibles.
Su trabajo comienza con células madre extraídas de tejido muscular vacuno. En el laboratorio, estas células son cultivadas con nutrientes y sustancias químicas que estimulan el crecimiento para que se desarrollen y se multipliquen.
Tres semanas después, hay más de tres millones de células madres que se colocan en pequeños recipientes donde se fusionan en fibras musculares de alrededor de un centímetro de largo y unos pocos milímetros de espesor.


Carne artificial

Los científicos lograron crear pequeñas hebras de carne artificial en el laboratorio.
Estas fibras forman bolitas que se congelan. Cuando hay suficiente cantidad, se descongelan y se compactan en una hamburguesa justo antes de cocinarla.
Los científicos han tratado de que la carne, que inicialmente era de color blanco, sea lo más auténtica posible. Helen Breedwood, quien trabaja en el proyecto de Post, consigue que el músculo artificial sea rojo añadiéndole mioglobina, un componente natural.
"Si no parece carne normal, si no sabe a carne normal, no será un remplazante viable", le explica Breedwood a la BBC.
La hamburguesa que los científicos probaron este lunes fue coloreada con jugo de remolacha. También le agregaron pan rallado, azúcar caramelizada y azafrán.
Por ahora los científicos sólo pueden crear pequeños trozos de carne. Unos más grandes necesitarían sistemas circulatorios artificiales para distribuir nutrientes y oxígeno.
Como habían anticipado al probar pequeñas muestras, la hamburguesa no es exactamente una delicia, pero es "bastante buena".

Sufrimiento animal


Gráfico sobre impacto ambiental de la producción de carne
La investigadora Helen Breedwood es vegetariana porque cree que la producción de carne implica un enorme desperdicio de recursos, pero dice que sí comería carne creada en laboratorio.

Su opinión en redes sociales

Twitter de BBC Mundo.

¿Para qué cuernos quieren una cosa así? Están todos desquiciados.
Maribel Murillo

Jamás la comería.
Gabriel Godínez

Sobran tierras y semillas, y se puede vivir sin carne, o por lo menos consumiendo menos. No hay necesidad de comer esa basura de laboratorio, y además costó un dineral.
Facu Acevedo

Lo que se desatará es una serie de enfermedades... todo artificial.
Yor Benjamín PC

Las que se hacen ahora no sé qué tan naturales sean...
Esteban Lezcano

¿Carne artificial? Yo preferiría un bocadillo de falafel, gracias. Más rico, más sano y más económico.
Alex Tropp

"A mucha gente la carne artificial le parece repulsiva al principio. Pero si tomaran en cuenta lo que conlleva la producción normal de carne en un matadero creo que también lo encontrarían repulsivo."
El grupo en defensa de la protección de los animales Peta, de Estados Unidos, difundió una declaración en la que expresan su apoyo al proyecto.
"(La carne artificial) significará el fin de los camiones de carga repletos de vacas y pollos, los mataderos y las granjas industriales. Reducirá las emisiones de carbono, gastará menos agua, y hará más seguro el abastecimiento de alimentos".
Pero a Sybil Kapoor, especialista en gastronomía, la nueva hamburguesa le "inquieta".
"Cuanto más nos alejamos de una dieta normal y natural, mayores son los riesgos potenciales en cuanto a la salud y otros aspectos", opina Kapoor.
Según el último informe sobre el futuro de la agricultura de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), gran parte del aumento pronosticado en la demanda de carne de China y Brasil ya ha ocurrido, mientras que en India mucha gente es vegetariana por razones culturales y culinarias.
Así que teniendo en cuenta estos matices y objeciones, la carne artificial podría convertirse en una solución tecnológica en busca de un problema.

Fuente: bbc_ciencia 

martes, 20 de agosto de 2013

Sobrepeso y Obesidad, problemas preocupantes


Sobrepeso y Obesidad, problemas de salud preocupantes: Ortiz
 
México, D.F.  20 de agosto del 2013. La senadora Maki Esther Ortiz Domínguez manifestó que es preocupante el creciente problema de sobrepeso y obesidad en niños y adultos mexicanos, ya que si no se atieneden adecuadamente pueden generar mayores problemas a corto y largo plazo, como un bajo rendimiento escolar o laboral.

Agregó que el sobrepeso y la obesidad generan en los niños problemas en su crecimiento, en el rendimiento intelectual y escolar, así como en el desarrollo de las capacidades; en tanto, dijo, en los adultos, estos mismos problemas también repercuten en el rendimiento laboral, y a su vez, en el ambito social y económico de país.

La presidenta de la Comisión de Salud del Senado de la República, señaló que no basta con informar a la población sobre el número de calorías que debe consumir cada persona, como pretende la Secretaría de Salud (SS) federal, pues lo importante es que educar sobre cuántas debe consumir a diario cada persona, de acuerdo a su condición física y a sus hábitos laborales y escolares.

Recordó que en el Pleno del Senado de la República se aprobó el pasado 23 de abril una iniciativa de ley en materia de etiquetado para que se prohíba cualquier clase de publicidad para regímenes dietéticos y también para aquellos que pretendan sustituir regímenes de una alimentación o nutrición balanceada.

Al interior de la Cámara Alta, abundó la legisladora panista, existen varios asuntos pendientes en materia de sobrepeso y obesidad, tanto minutas como iniciativas, con las cuales se busca realizar un dictamen que contenga una reforma integral en la materia que complemente las necesidades y que a través de su correcta aplicación brinde los resultados que la población mexicana necesita en materia de sobrepeso y obesidad.

La senadora Maki Ortiz ejemplificó el problema con base en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (ENSANUT), donde se reportó que para la población infantil de cinco a 11 añosde edad, la prevalencia fue de 34.4 por ciento, es decir, el 19.8 por ciento de ese sector tenìa sobrepeso y 14.6 por ciento padecían obesidad, lo que significa a 5 millones 664 mil 870 infantes con ese problema

Añadió que de acuerdo a esa encuesta, el 35 por ciento de los adolescentes mexicanos tiene sobrepeso u obesidad, lo que equivalente a 6 millones 325 mil 131 jóvenes de entre 12 y 19 años de edad.

Además, dijo, en el caso de los adultos, la prevalencia más alta se presentó en el grupo de edad de 40 a 49 años para los hombres, y de 50 a 59 años en las mujeres.

Por esa razón, estableció, los aumentos en las prevalencias de obesidad en México se encuentran entre los más rápidos documentados en el plano mundial, y es que de 1988 a 2012, el sobrepeso en mujeres de 20 a 49 años de edad se incrementó de 25 a 35.3% y la obesidad de 9.5 a 35.2%.

“En el seno de la Comisión de Salud del Senado estaremos al pendiente de la estrategia nacional que genere la Secretaría de Salud en contra del sobrepeso y la obesidad, toda vez que aunque la prevalencia no aumentó de 2006 a 2012, según lo indica la ENSANUT 2012, tampoco disminuyó y es un número muy grande de la población que está siendo afectada por sobrepeso, obesidad y consecuentemente enfermedades derivadas como la diabetes y afecciones cardiovasculares, entre otras”, finalizó la senadora Maki Esther Ortiz Domínguez.

Fuente: pendulo.mx




lunes, 19 de agosto de 2013

Crean hamburguesa contra obesidad


hamburguesa_de_soja

Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) elaboraron hamburguesas enriquecidas con carne de caracol y soya de fácil digestión y con un bajo contenido en grasa, para elevar el consumo de proteína y aminoácidos esenciales en la dieta de la población.

María Fernanda González Durán y Miriam Itzel Hernández Cañedo, del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos “Diódoro Antúnez Echegaray”, explicaron que la soya contiene isoflavonas que regulan el balance hormonal en mujeres, además de prevenir la osteoporosis y actuar como antioxidantes.

González Durán precisó que “la importancia nutricional de la soya radica en que contiene los tres macronutrientes esenciales para el ser humano: proteínas, carbohidratos y grasas saludables; además, aporta vitaminas y minerales como calcio, hierro y ácido fólico, que en su conjunto disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares, estabilizan los niveles de azúcar en la sangre y es una importante fuente de fibra”.

Las estudiantes de la carrera de técnico en Alimentos señalaron que la mayor aportación de su producto es que 70 por ciento está elaborado con carne de caracol, que de acuerdo a una investigación realizada posee un alto valor nutritivo y una escasa cantidad de grasa.






“Por la poca grasa que posee las pueden ingerir enfermos del hígado, arteriosclerosis y quien sufre de obesidad”, añadió en un comunicado el IPN.

Fuente:Notimex 

domingo, 18 de agosto de 2013

Tasa de obesidad en EEUU se estabiliza




NUEVA YORK (AFP)  Después de 30 años de crecimiento, la proporción de estadounidenses obesos se ha mantenido estable en 2012 en 49 de los 50 estados del país, donde la tasa mínima registrada fue de 20,5% en Colorado, según un estudio anual publicado el viernes.

Trece estados tienen más de 30% de obesidad entre su población adulta, encabezados por Luisiana (34,7%), Misisipi (34,6%) y el único estado donde la tasa aumentó, Arkansas (34,5%), de acuerdo con esta clasificación financiada por la ONG Trust for America's Health y la Fundación Robert Wood Johnson.

En total, 41 estados tienen por lo menos un 25% de obesos. Con una tasa del 20,5%, Colorado (oeste) es el mejor puntuado del país. En 1980, ningún estado superaba el 15%.

"Aunque el estancamiento de la tasa de adultos con sobrepeso puede parecer el primer resultado de las campañas de prevención, las tasas siguen siendo muy altas", dijo Jeffrey Levi, director de Trust for America's Health.








Incluso si las tasas se mantienen, las personas que sufren de enfermedades relacionadas con el sobrepeso y el elevado número de estadounidenses con obesidad extrema seguirán pesando sobre el sistema de salud, argumentó.

La obesidad es más frecuente en los estados del sur de la región central y en los adultos que no han terminado la escuela secundaria y que ganan menos de 25.000 dólares al año.

Un estudio de la agencia federal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) halló a principios de agosto que por primera vez la obesidad fue ligeramente menor entre los niños estadounidenses de familias de bajos ingresos.

viernes, 16 de agosto de 2013

Más ejercicio, menos riesgo de derrame cerebral




Un derrame cerebral puede ocurrir cuando un vaso sanguíneo en el cerebro se ve bloqueado. Como resultado, las células cerebrales cercanas morirán al no recibir suficiente oxígeno y otros nutrientes.

Diversos factores de riesgo para el derrame cerebral han sido identificados, incluyendo el fumar, sufrir de hipertensión, padecer diabetes, y realizar poca actividad física.

Ahora, en un nuevo estudio, el equipo de las investigadoras Virginia Howard de la Universidad de Alabama en Birmingham, Estados Unidos, y Michelle N. McDonnell, de la Universidad del Sur de Australia en Adelaida, empleó datos de 27.000 personas que al principio del seguimiento no habían sufrido nunca un derrame cerebral. El seguimiento duró, en promedio, 5,7 años.

Un tercio de los participantes hacía ejercicio físico menos de una vez a la semana. Estos sujetos del estudio que eran poco dados a la actividad física fueron un 20 por ciento más propensos a sufrir un derrame cerebral clásico (accidente cerebrovascular), o un miniderrame cerebral del tipo conocido como accidente isquémico transitorio, que los participantes que hicieron ejercicio cuatro o más veces a la semana.

[Img #15114]
 
El nuevo estudio corrobora que el ejercicio físico reduce el riesgo de sufrir un derrame cerebral. Practicar algún deporte o hacer gimnasia, como se muestra en la imagen, es por tanto muy aconsejable, no solo para mantenerse en buena forma sino también para alejar la amenaza del derrame cerebral. (Foto: Amanda Mills / CDC)

Los resultados revelaron que el ejercicio hecho regularmente y de modo moderadamente vigoroso, lo suficiente como para comenzar a sudar, se relacionó con un riesgo reducido de derrame cerebral.

Estos resultados confirman lo que otras investigaciones previas ya indicaron, pero este nuevo estudio cuenta con la importante ventaja de incluir cantidades mayores de sujetos de estudio.


Fuente: Noticias de la ciencia y la tecnología

jueves, 15 de agosto de 2013

Obesidad en discapacitados



Obesidad y sobrepeso  son términos que se utilizan para hacer referencia a rangos de peso que están por encima de lo que en general se considera saludable para una estatura determinada. Estos términos también identifican rangos de peso que han demostrado aumentar la posibilidad de que una persona contraiga ciertas enfermedades y otros problemas de salud. Los factores conductuales, ambientales y genéticos también pueden determinar si una persona es obesa o tiene sobrepeso.

Adultos
En los adultos, los rangos de obesidad y sobrepeso se determinan mediante el llamado "índice de masa corporal" (IMC)  que se basa en el peso y la altura. El IMC se utiliza porque, en el caso de la mayoría de las personas, este valor guarda una correlación con la cantidad de grasa corporal.
  • Un adulto con un IMC de entre 25 y 29,9 es considerado con sobrepeso.
  • Un adulto con un IMC de 30 o más es considerado obeso.
Porcentaje de obesidad y sobrepeso por estado de discapacidad

Niños
En los niños con edad y sexo similares, el sobrepeso se determina según las tablas de crecimiento de los CDC como un IMC en el percentil 85 o más y menor al percentil 95. La obesidad se define como una IMC en el percentil 95 o más.

Porcentaje de obesidad en niños de 2 a 17 años de edad, por estado de discapacidad
              

Problemas que enfrentan las personas con discapacidades

Las personas con discapacidades tienen más dificultad para comer en forma saludable, controlar su peso y mantener actividad física. Esto se puede deber a:
  • Falta de opciones de alimentación saludables.
  • Dificultad para masticar o tragar alimentos, o por el sabor o la textura de los alimentos.
  • Medicamentos que pueden contribuir a un aumento de peso, pérdida de peso y cambios en el apetito
  • Limitaciones físicas que disminuyen la capacidad de practicar ejercicio.
  • Dolor.
  • Falta de energía.
  • Falta de entornos accesibles (como aceras, parques y equipo deportivo) que permitan realizar ejercicio.
  • Falta de recursos (como dinero, transporte y apoyo social de familiares, amigos, vecinos y miembros de la comunidad).

¿Qué se puede hacer?


La obesidad es un problema complejo que amerita un llamado urgente a la acción a múltiples niveles, tanto para niños como para adultos. Se necesita realizar esfuerzos a muchos niveles para abordar el problema y las nuevas iniciativas federales están contribuyendo a transformar nuestras comunidades en lugares que apoyan de manera decidida la alimentación saludable y la vida activa.

Todas las personas pueden:
Fuente: mediline plus

miércoles, 14 de agosto de 2013

Chocolate para un cerebro sano



Un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard, en colaboración con el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento y el Instituto Nacional del Corazón, ha realizado un experimento en 60 personas con una edad media de 73 años –sin indicios de demencia– para conocer los efectos del chocolate caliente en su cerebro.

Los participantes en el trabajo de las instituciones estadounidenses bebieron dos tazas de chocolate por día durante 30 días, siendo este el único chocolate que podían consumir durante ese período, y se les sometió a pruebas y ensayos sobre sus habilidades de memoria. Asimismo, pasaron una serie de análisis de ultrasonidos para medir la cantidad de flujo sanguíneo al cerebro durante el experimento.

"Hemos avanzado en el conocimiento del flujo sanguíneo en el cerebro y su efecto en las capacidades de memoria. A medida que las diferentes áreas necesitan más energía para realizar sus tareas, también necesitan un mayor flujo de sangre. Esta relación, llamada ‘acoplamiento neurovascular’ puede desempeñar un papel importante en enfermedades como el alzhéimer", afirma Farzaneh A. Sorond, investigadora de la Escuela de Medicina de Harvard que lidera el estudio y miembro de la Academia Americana de Neurología.

De los 60 participantes, 18 mostraban un flujo sanguíneo disminuido al comienzo del estudio. Estos sujetos tuvieron una mejoría del 8,3% en el flujo de sangre al finalizar el experimento –en las áreas del cerebro que se trabajaron–. Sin embargo, no se apreciaron mejorías para aquellos individuos que empezaron con un flujo sanguíneo normal.

[Img #15045]
No hubo diferencias entre los participantes que recibieron chocolate caliente rico en el antioxidante flavanol y los que tomaron uno pobre en este compuesto. (Foto: John Loo)



 
“Las personas con problemas de flujo sanguíneo lograron mejoras en sus tiempos en una prueba de memoria, con puntuaciones que pasaron de 167 segundos al inicio del estudio a 116 segundos al finalizar. En las personas con un flujo sin alterar no hubo cambios”, señala la investigación.

Un total de 24 participantes se sometió a una resonancia magnética del cerebro para buscar pequeñas áreas con daño cerebral. Dichas exploraciones revelaron que las personas con flujo sanguíneo disminuido también eran más propensas a tener estas áreas dañadas.

La mitad de los participantes en el estudio recibieron chocolate caliente rico en el antioxidante flavanol, mientras que la otra mitad recibió chocolate pobre en este compuesto natural. No hubo diferencias entre los dos grupos.

 "Se necesitan más estudios para probar el vínculo entre el cacao y la mejora en los problemas de flujo sanguíneo y del deterioro cognitivo, pero este es un primer paso importante que podría orientar futuros trabajos", subrayó Paul B. Rosenberg, de la Escuela de Medicina Johns Hopkins en Baltimore (EE UU), que escribe un editorial acompañándo al estudio. 


Fuente: http://noticiasdelaciencia.com

martes, 13 de agosto de 2013

¿La religión engorda?


Por supuesto, de religiones hay muchas, y las que fomentan el ayuno parece claro que no tienden a volver obesos a sus adeptos. Sin embargo, para bastantes otras religiones parece haber factores que indirectamente limitan la práctica de deportes, una gran forma de hacer ejercicio físico y mantener un peso corporal correcto, y que prohíben diversos placeres de la vida de tal modo que a menudo al adepto le queda sólo la comida sabrosa como único placer permisible, y se refugia en ella, aunque eso le suponga consumir en exceso alimentos muy ricos en grasa y azúcar.

Esta línea de investigación no ha sido muy explorada, y, como decíamos, cada religión puede tener una influencia muy distinta sobre los hábitos que regulan el peso corporal de sus fieles. Habrá pues que investigar a cada religión. Ya hay dos que sí parecen estar asociadas a la obesidad de sus devotos, a juzgar por los resultados de un estudio pionero realizado por el equipo de la Dra. Nazleen Bharmal, profesora en la Escuela David Geffen de Medicina, adscrita a la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), enfocado a la religiosidad de los hindúes, que son uno de los grupos étnicos de crecimiento más rápido en Estados Unidos (por ejemplo en California vive cerca de medio millón de personas con ascendencia hindú) pero sobre quienes se ha estudiado poco en cuestiones demográficas de salud.

Bharmal y sus colegas han investigado la relación entre religiosidad y obesidad en los hinduistas (los seguidores de la religión, mayoritaria en la India, conocida como hinduismo y que deriva del brahmanismo y el vedismo antiguos) y en los sij (los devotos de la religión conocida como sijismo, fundada en el siglo XVI en la India por el gurú Nanak, y que aglutina elementos del hinduismo y del islam). Los resultados de la investigación indican que el fervor en cualquiera de ambas religiones parece ser un factor independiente de riesgo asociado a padecer sobrepeso u obesidad. Los más devotos de estas religiones también tienen, en comparación con sus paisanos más laicos, una mayor predisposición a las enfermedades que la obesidad fomenta, como por ejemplo diabetes y problemas cardiacos.


                          
 
Los datos corresponden a 3.200 hindúes adultos residentes en California. El promedio de edad en esta muestra de población analizada es de 37 años, con la mayoría de estas personas estando casadas. Más de la mitad de los sujetos de estudio eran muy devotos de su religión. La mayoría profesaba el hinduismo, seguida por el segundo grupo religioso más numeroso, el de los fieles del sijismo.

El perfil típico del inmigrante hindú devoto afincado en Estados Unidos resulta ser el de una mujer de edad avanzada, con menor nivel cultural y menos adaptada a los usos y costumbres de Estados Unidos que los inmigrantes hindúes menos religiosos. Incluso teniendo en cuenta las diferencias en demografía, estado de salud, acceso a la atención médica, y grado de adaptación al país de acogida, el equipo de investigación comprobó que los hindúes muy religiosos tenían claramente más probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad que los hindúes menos devotos.

Los investigadores creen que ello se debe a que las religiones tienden a adoctrinar más a sus fieles contra otros "vicios" que no son el de la glotonería. El sexo, por ejemplo, está muy denostado como pecado por bastantes religiones, mientras que puede servir de recompensa a hombres y mujeres ateos para que se sacrifiquen dejando de consumir alimentos sabrosos, a cambio de perder peso hasta lucir una figura esbelta que les permita ligar mucho más o disfrutar mejor de su matrimonio o relación estable de pareja.

Por otro lado, en las congregaciones religiosas no se suele sermonear a los feligreses para que bajen su peso corporal ni se tilda de pecaminosa su obesidad. En cambio, en otros ámbitos sociales sí puede haber una presión notable sobre las personas obesas, hasta el punto de que éstas pueden sentir que buena parte de la sociedad, que idolatra los cuerpos esculturales, les rechaza, mientras que la religión les acoge sin reproches hacia sus kilos de más ya que ésta no se orienta a mejorar el cuerpo sino el alma.

Aún con la preponderancia del vegetarianismo en el hinduismo y el sijismo, todo apunta a que las calorías de menos que se ingieren al evitar la carne, son compensadas, y hasta sobrepasadas, por las calorías que aportan los alimentos ricos en grasa y azúcar.

Por otra parte, es evidente que en muchas religiones que consideran inmorales a las relaciones sexuales, la práctica de deportes, bastantes de los cuales se realizan llevando puesta menos ropa de lo habitual, y a veces cambiándose de ropa y duchándose en vestuarios colectivos, es vista como una fuente de tentaciones carnales, y en ese contexto adquirir una buena forma física o una silueta esbelta se asocia a la vanidad y al deseo de aumentar el atractivo sexual.


Fuente:noticias de la ciencia

domingo, 11 de agosto de 2013

La manera más "verde" de comer carne

Ensalada con pollo

Estaba decidida a convertirse en vegetariana. Probó las zanahorias de todas las maneras posibles. Hizo lo mismo con el tofu, las hamburguesas de lentejas, los chips de garbanzos.
Pero los pollos, bifes y chorizos se las arreglaban para cruzarse en su camino. Los veía en restaurantes, revistas, en la televisión; incluso llegó a soñar que los olía y saboreaba. Hace pocos meses entendió que ni su salud ni ninguna moda podrían conseguir que olvidara la carne de por vida. Y encontró una solución: el flexitarianismo.

El término agrupa a todos aquellos "vegetarianos flexibles" que han optado por una dieta rica en vegetales, granos, frutas y legumbres y a veces, cuando el cuerpo lo pide, un trozo de carne. Los flexitarianos se enorgullecen de ser más delgados que los carnívoros y de ser menos propensos a enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer, entre otros.

Los números en EE.UU.

Zanahorias
  • Cifras del Vegetarian Resource Group en 2012 muestran que sólo un 4% de los estadounidenses se define como vegetariano o vegano.
  • Sin embargo, el 39% de los ciudadanos de ese país reportó comer menos carne roja que tres años atrás, según una encuesta realizada en 2012 por la Radio Nacional Pública de Estados Unidos (NPR, por sus siglas en inglés).
  • Los autores del libro Everyday Flexitarian (flexitarianos todos los días), Pat Crocker y Nettie Cronish, calculan que entre el 30 y 40% de los estadounidenses ya son flexitarianos.
El grupo ya forma parte de la larga lista de tendencias -con nombres de trabalenguas- relacionadas con los regímenes alimenticios, como el pescetarianismo o el ovolactovegetarianismo, por nombrar apenas dos. Campañas como la Meatless Monday (sin carne los lunes) y libros como "La dieta flexitariana" la han popularizado en todo el mundo.
Pero, ¿cuánta carne se puede comer dentro de esta categoría? ¿Existe una medida? ¿Puede ser de cualquier tipo? ¿Cuáles son los beneficios de esta dieta?

Una dieta permisiva

La doctora Montserrat Rodríguez, médico nutricionista, se define a sí misma como flexitariana y recomienda este tipo de régimen a sus pacientes. "Estaba en la búsqueda de un estilo de alimentación que me ayudara a perder peso y a mejorar mi calidad de vida: a estar menos cansada, a solucionar los problemas hormonales que tenía, etcétera", explicó a BBC Mundo.
"Las carnes rojas, los derivados lácteos, los alimentos procesados (harinas, grasas, enlatados) le hacen daño al cuerpo humano. Cuando comemos más vegetales y frutas, inmediatamente se ven los resultados: uno se empieza a desintoxicar, a sentirse mucho mejor. Bajo esa premisa, parecía que el vegetarianismo era la clave, pero a mí me seguía haciendo falta la proteína animal. Por eso entiendo a quienes acuden a mi consulta", dice la especialista.
Quienes se han vuelto vegetarianos saben que se trata de una filosofía exigente. No sólo hay que lidiar con el autocontrol, sino con el ambiente y las personas que nos rodean (con las abuelas que preguntan "¿Y no vas a comer más nada?"). Una dieta que incluya proteína animal es mucho más realista y ayuda a lidiar con la ansiedad, ya que se puede escoger entre una amplia lista de alimentos "permitidos".



Tomates

¿Vegetales en la semana para poder comer tocineta el domingo? Suena bien.
En cuanto a las reglas para calificar como un flexitariano, Rodríguez coincide con otros especialistas al asegurar que no existe un acuerdo para definir las cantidades exactas de carne que deben consumirse.
"Algunos, como yo, escogerán no comer carne roja y concentrarse en el pollo y el pescado. Yo creo que lo ideal es comer una proteína animal una sola vez al día y suprimirla del todo por lo menos tres días a la semana. Sin embargo, la categoría es tan amplia que queda a la interpretación de cada persona. Si alguien comía chorizo dos veces por semana y ahora lo come dos veces al mes, ya se está convirtiendo en un flexitariano para sus cánones. La definición lo permite y lo incluye.
"La medida ideal es la que te haga sentir mejor", añade la doctora.

Más beneficios


 "Dos personas que reduzcan su consumo (de carne) a la mitad ayudan de la misma manera que una sola persona vegetariana"
Bruce Fiedrich, portavoz de PETA
 
Suprimir la carne de la mayoría de las comidas también puede ayudar al bolsillo. Los menús vegetarianos suelen ser, en promedio, un 60% más económicos que los que incluyen proteínas.
Para la nutricionista, un menú ideal incluye en el desayuno granos o carbohidratos complejos: panes, avena, frutas con semillas. "Lo ideal es hacer dos meriendas, una a media mañana, otra a media tarde. En la primera suelo recomendar nueces, almendras o frutas y en la segunda, un batido de vegetales que puede tener espinaca, col rizada, un poquito de celery, pepino, moras, piña, manzana, así como una cucharada de semillas de linaza o chia", dice.
Rodríguez recomienda consumir una proteína vegetal en el almuerzo, lentejas o garbanzos con quinoa o arroz integral, combinado con ensaladas o vegetales, y en la cena sugiere comer pescado, mariscos, pollo o claras de huevo con vegetales cocidos.
Según un estudio comisionado a principios de 2013 por la compañía vegetariana Linda McCartney Foods, fundada por la fallecida esposa de Paul McCartney, el flexitarianismo está cerca de convertirse en una mega tendencia debido a sus múltiples beneficios. Aunque ha sido criticada por quienes dicen que, si se quere mejorar la salud y además ayudar a los animales y el ambiente, no se puede ser casi vegetariano: que se es o no se es.

Líderes

Cebollín

Los holandeses parecieran estar a la cabeza en lo que al flexitarianismo se refiere.
Un estudio realizado por la Universidad de Wageningen afirma que el 75% de los ciudadanos deja de consumir carne por lo menos un día a la semana.
Mientras un 4% dice evitar la carne y un 26,5% confiesa amarla, un 70% de los holandeses asegura estar tratando de disminuir su consumo.
Un portavoz de la organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA, por sus siglas en inglés), Bruce Fiedrich, ha contestado a los detractores diciendo lo siguiente: "Si la gente decide comer menos carne para mejorar su salud, los animales saldrán beneficiados. Dos personas que reduzcan su consumo a la mitad ayudan de la misma manera que una sola persona vegetariana". En otras palabras, por algo se empieza.

Popularidad

"No me sorprende que esta tendencia gane cada vez más adeptos", dice la doctora Rodríguez. "Porque esta corriente no es tan estricta como el vegetarianismo o el veganismo y, sobre todo, porque permite mantener unas buenas condiciones de salud", dice.
Y eso es algo que, los ovolactovegetarianos -por ejemplo- no consiguen, pues suelen tener los triglicéridos altos debido a que todas las proteínas que consumen las obtienen de la leche y los huevos, que contienen altos niveles de colesterol. Por eso muchas veces, incluso, sufren de sobrepeso.
El flexitarianismo, además de permitir el consumo de un pedacito de carne -con toda la carga cultural y tradicional que implica, sobre todo en los países de América del Sur- ayuda a mantener el equilibrio, en todo sentido.

Fuente: BBC Mundo

sábado, 10 de agosto de 2013

Nueva vacuna contra la malaria



La firma biotecnológica estadounidense Sanaria, en colaboración con investigadores del National Institute of Allergy and Infectious Diseases y la participación del Walter Reed Army Institute of Research y el Naval Medical Research Cente, ha desarrollado la primera fase de una vacuna que ha demostrado ser segura y eficaz contra la malaria. Esta enfermedad causa la muerte de 3.000 personas al día, según la Organización Mundial de la Salud.

El estudio, que publica la revista Science, expone los resultados de una investigación que ha durado un año y en la que 57 adultos sanos fueron inmunizados con la nueva vacuna, llamada PfSPZ.

La vacuna se compone de esporozoítos vivos pero debilitados de la especie Plasmodium falciparum, el más mortal de los parásitos que causan la malaria.

Según explica a SINC, Anthony S. Fauci, uno de los autores del trabajo y director del National Institute of Allergy and Infectious Diseases, “nuestro trabajo ha demostrado que el uso de una vacuna en la que se ha utilizado una forma debilitada o atenuada del parásito de la malaria como agente inmunizador, puede producir un alto nivel de protección frente a la exposición a mosquitos infectados”.


Fauci señala que la vacuna PfSPZ se hizo “exponiendo a los mosquitos infectados a radiación que no mató pero debilitó a los parásitos de la malaria con los que estaban contaminados”.

Tras la radiación, el parásito de la malaria debilitado, se diseccionó y purificó para ser usado como vacuna. “Cuando se inyectó a los voluntarios, esta forma debilitada del parásito sirvió para producir una respuesta inmune protectora”, añade.
[Img #15028]
La vacuna contiene esporozoítos vivos pero debilitados de la especie Plasmodium falciparum. (Foto: Stephen Hoffman)


El investigador destaca asimismo que semanas después de la vacunación, los voluntarios a 
los que se había inyectado la PfSPZ fueron expuestos a picaduras de mosquitos altamente contaminados con malaria y mostraron una gran protección contra la infección. Por el contrario, los participantes que no fueron vacunados resultaron infectados por las picaduras. 


En su opinión, el estudio sirve como prueba de concepto de que la nueva vacuna logra un alto grado de protección. Sin embargo, reconoce que aún queda trabajo por hacer. “Por ejemplo, necesitamos determinar cuánto dura esta protección y también si la vacuna protege contra diferentes cepas de Plasmodium falciparum y no solo frente a la que contenía la vacuna”, indica.

Otro reto al que se enfrenta la nueva vacuna, según este responsable, es la forma de administración. “La mayoría de las vacunas son subcutáneas o intradérmicas para facilitar su administración en campañas masivas, en tanto que la PfSPZ se inyecta vía intravenosa, lo que dificulta su aplicación en este tipo de campañas”.

Los investigadores trabajan ahora en determinar si se puede lograr la misma eficacia aumentando la dosis del producto para que pueda ser inyectada de forma intradérmica o subcutánea. “También estamos explorando posibilidades como el desarrollo de un dispositivo que haga viable la vacunación masiva vía intravenosa”, concluye Anthony S. Fauci. 

Fuente: SINC